Las recesiones son pérdida de encía en altura que hace que los dientes parezcan más largos quedándose al descubierto la raíz dentaria.

Esta pérdida puede ocasionar varios síntomas y signos como:

  1. Sensibilidad al frío y calor.
  2. Inflamación y molestias.
  3. Dolor al cepillado y a la masticación.
  4. Alteraciones estéticas.

Cuando un paciente es bruxista (aprieta los dientes), se cepilla fuerte, tiene malos hábitos, no engranan bien los dientes… nos podemos encontrar con recesiones gingivales.

En nuestra clínica realizamos tratamientos mediante técnicas mínimamente invasivas y con materiales de última generación lo que nos permite restaurar la encía perdida, evitando que estas recesiones sigan aumentando.

Por otra parte, las sonrisas gingivales son aquellas en las que el paciente al sonreír muestra una excesiva proporción de encía comparado con la exposición de los dientes.

Si bien es cierto que el origen es multifactorial, en algunas ocasiones con solo una pequeña intervención estética periodontal, se puede conseguir una evidente mejora estética.

Antés y después cirugía gingival