Periodoncia

¿Qué es la periodoncia?

La periodoncia es la rama de la odontología que estudia, diagnostica y trata los tejidos de soporte del diente, es decir, la encía, el hueso alveolar, el ligamento periodontal y el cemento radicular.

Las enfermedades que trata la periodoncia son las enfermedades no transmisibles dominantes a nivel mundial siendo la causa principal de pérdida dentaria.

Aunque los factores que la producen son muchos, el biofilm dental es el determinante biológico más importante, para el desarrollo y aparición de la periodontitis. El riesgo de periodontitis tiene un fuerte componente hereditario, pero el estilo de vida, los factores ambientales y el comportamiento son importantes en el desarrollo o progreso de la enfermedad.

Las enfermedades periodontales (enfermedad de las encías) más comunes son la gingivitis y la periodontitis.

La gingivitis es simplemnte una inflamación de las encías donde el hueso y el soporte del diente no está afectado y es siempre reversible. Es un requisito previo para la periodontitis. No todos los casos de gingivitis progresarán a periodontitis, el manejo de la primera es una estrategia vital de prevención primaria para evitar el evento secundario (la periodontitis).

La periodontitis es una enfermedad crónica inflamatoria de origen bacteriano. La diferencia principal con la gingivitis es que ,en estos casos ,existe pérdida de hueso o soporte óseo alrededor de los dientes que será mayor o menor dependiendo del estado del proceso.

La periodontitis puede dar lugar a problemas nutricionales, teniendo un impacto negativo sobre la autoestima y calidad de vida de nuestros pacientes.

periodoncia alberto ejemplo

periodoncia paciente ejemplo

Debido al crecimiento de la población mundial, existe un aumento del número de personas con periodontitis, lo que supone, a su vez, un incremento exponencial del riesgo total de estas enfermedades a nivel global, especialmente en la población adulta. El riesgo de gingivitis y periodontitis habitualmente aumenta con la edad.

Esta enfermedad está muy extendida entre la población general, lo cual constituye un riesgo elevado para los dientes. Tanto los pacientes actuales como los futuros se enfrentan a una amenaza a lo largo de su vida, la enfermedad de las encías. Afortunadamente, existen medidas preventivas y terapéuticas eficaces para tratar esta patología y controlarla.

Un dato peligroso de la periodontitis es que no suele doler! Nos encontramos pacientes que apenas han tenido sintomatología y con movilidad en los dientes en muchas ocasiones debido a periodontitis muy avanzadas. Es por eso que , independientemente de la edad y estado de salud, para prevenir esta enfermedad, lo más importante es cepillarse los dientes al menos dos veces al día, no fumar y acudir a su dentista para el control de la misma.

Síntomas de la Periodoncia

Los principales síntomas son los siguientes:

  • Sangrado espontáneo o al cepillado de las encías.
  • Mal sabor de boca o mal aliento.
  • Dolor o molestia al masticar.
  • Hipersensibilidad dental.
  • Separación entre dientes y encías.
  • Movimiento de los dientes(dientes flojos).
  • Inflamación o enrojecimiento de encías.
  • Sensibilidad de la zona.

Algunos factores de riesgo:

  • Mala higiene oral
  • Tabaco
  • Durante el embarazo, las mujeres son más propensas a sufrir acumulación de bacterias en las encías
  • La gingivitis suele ser más común en adolescentes y mujeres como consecuencia de los cambios hormonales.
  • Factores genéticos
  • Ciertas enfermedades como son la diabetes, enfermedades autoinmunes , o que comprometan al sistema inmune, así como sus tratamientos, pueden perjudicar la salud dental.

La periodontitis es tratable, sin embargo, el diagnóstico temprano es vital. La enfermedad no solo afecta a los adultos, también puede comenzar en la adolescencia.

El control glucémico en pacientes no diabéticos y diabéticos es importante como estrategia de prevención del desarrollo de periodontitis.

Cirugía Mucogingival.

¿Qué es la Cirugía Mucogingival?

El objetivo de la cirugía Mucogingival es corregir los  defectos estéticos de los tejidos blandos que se encuentran alrededor de dientes y restauraciones sobre dientes o implantes.

Se puede utilizar tanto para ganar volumen de encía, para cubrir retracciones o recesiones gingivales o para corregir una aumentada exposición de la encía, es lo que llamamos sonrisas gingivales.

Causas de la recesión gingival

Las principales causas que pueden favorecer la recesión gingival son, entre otras:

  • Higiene excesiva
  • Cepillado enérgico
  • Edad
  • Inserción aberrante del frenillo
  • Factores anatómicos, patológicos y fisiológicos

Las recesiones son pérdida de encía en altura que hace que los dientes parezcan más largos quedándose al descubierto la raíz dentaria.

Esta pérdida puede ocasionar varios síntomas y signos como:

  1. Sensibilidad al frío y calor.
  2. Inflamación y molestias.
  3. Dolor al cepillado y a la masticación.
  4. Alteraciones estéticas.

Cuando un paciente es bruxista (aprieta los dientes), se cepilla fuerte, tiene malos hábitos, no engranan bien los dientes… nos podemos encontrar con recesiones gingivales también.

En nuestra clínica realizamos tratamientos mediante técnicas mínimamente invasivas y con materiales de última generación lo que nos permite restaurar la encía perdida, evitando que estas recesiones sigan aumentando y corregir los defectos estéticos.

Por otra parte, las sonrisas gingivales son aquellas en las que el paciente al sonreír muestra una excesiva proporción de encía comparado con la exposición de los dientes.

Si bien es cierto que el origen es multifactorial, en algunas ocasiones con solo una pequeña intervención estética periodontal, se puede conseguir una evidente mejora estética.

Tratamiento

Existen diferentes técnicas de cirugía o microcirugía mucogingival para tratar el exceso o el defecto de encía alrededor de dientes o restauraciones.

Las técnicas más predecibles a la hora de cubrir recesiones gingivales, son aquellas donde se utiliza un injerto de tejido conectivo asociado a la realización de un colgajo pediculado.

Una vez realizada la intervención quirúrgica, el paciente deberá seguir una dieta blanda. No podrá utilizar el cepillo de dientes hasta que el especialista se lo indique. También deberá de llevar un control sobre la zona intervenida a través de enjuagues bucales y geles de clorhexidina. Muy importante es que debe evitar realizar movimientos excesivos que puedan dañar la zona. Por último, deberá tomar antibióticos y antiinflamatorios para evitar posibles infecciones, siempre y cuando el especialista lo recete.

Contacto

Consulta con nosotros para más información. Estaremos encantados de poder atenderte, asesorarte y ayudarte en todo lo posible.

Síguenos en Facebook e Instagram para estar al tanto de nuestras últimas novedades